07 agosto 2008

Equidad, ok... ¿de género? ¡NO!

En casi todo el mundo hispanohablante se habla alegremente de equidad de género, violencia de género, y cuando uno escucha esa estupidez se imagina a una palabra, con una jota fuertemente asida, cayéndole a "jotazos" a otra pobre palabra.



El DRAE lo aclara así:

género.
(Del lat. genus, genĕris).
1. m. Conjunto de seres que tienen uno o varios caracteres comunes.
2. m. Clase o tipo a que pertenecen personas o cosas. Ese género de bromas no me gusta.
3. m. En el comercio, mercancía.
4. m. Tela o tejido. Géneros de algodón, de hilo, de seda.
5. m. En las artes, cada una de las distintas categorías o clases en que se pueden ordenar las obras según rasgos comunes de forma y de contenido.
6. m. Biol. Taxón que agrupa a especies que comparten ciertos caracteres.
7. m. Gram. Clase a la que pertenece un nombre sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con él una forma y, generalmente solo una, de la flexión del adjetivo y del pronombre. En las lenguas indoeuropeas estas formas son tres en determinados adjetivos y pronombres: masculina, femenina y neutra.
8. m. Gram. Cada una de estas formas.
9. m. Gram. Forma por la que se distinguen algunas veces los nombres sustantivos según pertenezcan a una u otra de las tres clases.
~ chico.
1. m. Clase de obras teatrales musicales de corta duración y de ambiente por lo general costumbrista o popular.
~ femenino.
1. m. Gram. En los nombres y en algunos pronombres, rasgo inherente de las voces que designan personas del sexo femenino, muchos animales hembra, seres inanimados y algunos conceptos abstractos.
2. m. Gram. En algunos adjetivos, determinantes y otras clases de palabras, rasgo gramatical de concordancia con los sustantivos de género femenino.
~ humano.
1. m. Conjunto de todas las personas.
~ literario.
1. m. Cada una de las distintas categorías o clases en que se pueden ordenar las obras literarias.
2. m. Subgénero literario.
~ masculino.
1. m. Gram. En los nombres y en algunos pronombres, rasgo inherente de las voces que designan personas del sexo masculino, algunos animales macho, seres inanimados y algunos conceptos abstractos.
2. m. Gram. En algunos adjetivos, determinantes y otras clases de palabras, rasgo gramatical de concordancia con los sustantivos de género masculino.
~ neutro.
1. m. Gram. En algunas lenguas indoeuropeas, el de los sustantivos no clasificados como masculinos ni femeninos y el de los pronombres que los representan o que designan conjuntos sin noción de persona. En español no existen sustantivos neutros, ni hay formas neutras especiales en la flexión del adjetivo; solo el artículo, el pronombre personal de tercera persona, los demostrativos y algunos otros pronombres tienen formas neutras diferenciadas en singular.
de ~.
1. loc. adj. Esc. y Pint. Dicho de una obra o del artista que la ejecuta: Que representa escenas de costumbres o de la vida común. Cuadro de género. Pintor de género.
del ~ bobo, o tonto.
1. locs. adjs. coloqs. Esp. Propio de un bobo o de un tonto.
V.


Y como ven en los subrayados, la palabra no es sinónimo de sexo, ni puede designarse a alguien como de "tal género", porque lo que es de ese género es la palabra que lo designa, no la persona.

De modo que sí, hay que reivindicar el derecho de la mujer a la igualdad, con todo lo que ello signifique, pero por favor, hagámoslo sin destruir el que es sin duda el idioma más completo y exacto del mundo.


Cómo se usa el género

En español, las palabras no tienen género, sino el artículo que las precede. El español, lejos de ser machista, distingue especialmente al género femenino, porque es mucho más fácil saber el sexo de "las niñas" que de "los niños", ya que laúltima expresión puede englobar a niños de los dos sexos.

Esto sucede porque el género se alberga en los artículos "el", "la", "lo", "los", "las", y aunque "la" y "las" son inequívocamente femeninos, "el" es masculino y "lo" es neutro, el problema se arma cuando aparece un "los", porque ahí coinciden el masculino y el neutro, siempre en plural. Todo el problema es porque el neutro y el masculino son la misma palabra.

Hoy, una desaforada victimización de la mujer, que dicho sea de paso, es en la actualidad gerente, directora, presidente, etc... (ojo, no estoy diciendo que la mujer no haya sido víctima históricamente; sino que ya no lo es tanto y cada vez hay más conciencia alrededor de ello). Entonces se intenta remediar la injusticia sexual desde la corrupción del idioma.

No sólo se repite estúpidamente "las jirafas y jirafos, que comen pasta y pasto en platos y platas", sino que, encima, el criterio es feminizar -desde el punto de vista lingüístico- todo lo pretendidamente masculino (médico - médica, ministro - ministra) olvidando que tales términos son sustantivos y por ende aunque terminen en "o", carecen de género, porque si se escribe "la ministro", ministro funciona como sustantivo neutro.

Siguiendo un criterio abslutamente opuesto, se omite la masculinización de lo pretendidamente femenino: ¿Qué pasa con los poetos, jefos, dentistos, periodistos, psiquiatros, ebanistos, telefonistos, juristos, y demás "istos"? a nadie se le ocurre protestar por la inexistencia de tales palabros.

En fin, que los defensores del feminismo (o será la feminisma) a ultranza han demostrado una absoluta ignorancia en cuanto al uso del género, y de paso, confunden género con sexo a partir de una ridícula traducción desde el inglés "gender", que significa sexo y género, como "to be" significa ser y estar. Nosotros decimos "cielo" para referirnos a "sky" (cielo, firmamento) o "heaven" (cielo, paraíso), porque las lenguas modelan el modo de pensar.

La pregunta es ¿queremos pensar como los angloparlantes?... creo que no.

1 comentario:

latrabada dijo...

me gusta tu artículo, pero me encuentro perdida. mi trabajo artistico habla de género, pero al leerte ya no se de que habla. de sexos, de femenino y masculino... de que? ademas, esta es la definición que yo encontré con respecto al tema:
El género es un concepto cultural que alude a la clasificación social en dos categorías: lo masculino y lo femenino. Es una construcción de significados, donde se agrupan todos los aspectos psicológicos, sociales y culturales de femineidad/masculinidad. Por lo tanto, la acción de la sociedad es definitiva para su aprendizaje y desarrollo.

 
Eduardo Parra Istúriz | Diseñado por Techtrends | © 2007-2008 Derechos reservados