Comentarios acerca de La Hojilla y el Software Libre

En primer lugar, mi saludo y respeto al Sr. Mario Silva, a Jorge Amorín y al resto del equipo de La Hojilla. También quisiera que sepa que no soy un purista del software libre, pero sí un usuario de los sistemas basados en GNU/Linux por preferencia personal.



El contexto


Una de las premisas básicas de un revolucionario es que las plazas que abandona el enemigo deben ser rápidamente ocupadas: tomadas por las fuerzas de la revolución. Esa premisa nos permitió comprender en el año 2002 que el paro patronal y el sabotaje al que arrastraron a Petróleos de Venezuela S.A. personajes como Luis Giusti, Carlos Ortega y otros, era la oportunidad apropiada para arrancar definitivamente de esa empresa del Estado la raíz parasitaria que la consumía desde adentro.

Un grave error táctico de los dirigentes de Pdvsa en aquel momento, fue hacer que los empleados abandonaran sus puestos de trabajo, porque su ausencia permitió a nuestras fuerzas ocupar las oficinas, los centros de llenado, los bunkers y en fin, toda la estructura operativa de la petrolera; y tras mucho esfuerzo, hacerla funcionar.

Hubo que hacer que Pdvsa funcionara manualmente, abrir válvulas por medios mecánicos y para ello desmantelar los medios electrónicos de control de toda la estructura: lo que nos ocurría era que los golpistas, antes de huir, habían dejado el sistema cerrado con llave y candado, conservando para sí una ventana abierta con la que controlaban de manera remota todas las operaciones de Pdvsa; esto por medio de una empresa llamada Intesa. Creo que la mayoría de los lectores no requieren mayor explicación al respecto puesto que conocen bien la historia, gracias a un documental llamado El Rescate del Cerebro de Pdvsa.

Esa lección nos impulsó también a procurar soberanía en los sistemas informáticos que tengan que ver con la seguridad estratégica de la nación, y más adelante, tras muchas discusiones (que aún hoy se siguen dando en muchos ámbitos), el presidente Chávez firmó el decreto 3.390, que establece el mandato de usar software libre siempre que sea posible en todas las oficinas del Estado.

El esfuerzo del Estado ha sido tan grande en ese sentido, que se ha instalado una red de acceso a Internet conocida como Infocentros, ganadora de un premio de la Unesco, que funciona completamente bajo ambiente GNU/Linux; y más recientemente se ha desarrollado el sistema Canaima, que es la distribución de software libre oficial. En pocas palabras: Canaima es el Linux venezolano.


Utilidad bélica

Dos casos, aparte del de Pdvsa, que nos deben llamar la atención, son los bombardeos a Raúl Reyes y al "Mono" Jojoy. En ambos casos, su localización exacta fue revelada por dispositivos electrónicos que escapaban a su control. A Jojoy lo bombardearon tras comprar unas botas a las que le habían instalado un localizador GPS en las zuelas. A Raúl Reyes lo mató un misil "inteligente", presuntamente de fabricación israelita, que lo localizó gracias a alguna señal que emitían sus sistemas de comunicación.

Usar software cuyo contenido no conocemos es peligroso; por eso las Farc y otros grupos han aprendido a evitar comunicarse con medios bajo control extranjero.

Software libre y Venezolana de Televisión

Quienes trabajamos en medios de comunicación sabemos que el desarrollo del software libre en materia audiovisual no es el mejor, razón por la cual se siguen usando de preferencia sistemas privativos, desarrollados sobre todo en las máquinas Apple. También hay algunos sistemas independientes que en casi todos los casos son privativos y suelen ser muy útiles, aunque también muy costosos. Sin embargo, la radio Alba Ciudad funciona 100% bajo software libre y se escucha perfectamente.

Todas las operaciones de Venezolana de Televisión en las que no sea necesario usar esos sistemas, deberían estar funcionando sobre plataforma GNU/Linux, a fin de dar cumplimiento a un decreto; a una orden directa del presidente Chávez. Lo mismo deben hacer todos los demás entes del Estado. Eso por un lado.

La vertiente publicitaria

Por otro lado, a ninguno de nosotros se nos ocurre mostrar en pantalla de VTV una lata de Coca Cola, unos zapatos Nike o los famosos arcos dorados de McDonalds (todos los derechos reservados a sus respectivos propietarios), por dos razones básicamente. La primera, porque nos resultan bastante repugnantes los intereses que representan; y segundo, porque está prohibido hacer publicidad por emplazamiento en nuestra televisora, máxime si se trata de quienes financian los intereses opuestos a nuestro quehacer político.

Pues bien. Lo que ocurría en La Hojilla (hace tiempo que no vemos esa situación), uno de los programas con mayor audiencia de VTV, es que cada vez que se activaba el protector de pantalla de la laptop de su conductor, con la que se reproducen algunos videos, el logo de Microsoft Windows se dejaba ver con todo esplendor en el canal del Estado. Hacíamos publicidad gratuita a uno de los hombres más ricos del mundo, y en añadidura, en una televisora de carácter socialista.

Hay aún una vertiente tecnológica, quizá la más importante: Windows, como su nombre lo indica, está lleno de ventanas. Como se trata de un sistema cerrado, hecho por un fabricante único, nos está vedado conocer el funcionamiento interno del sistema. Es una caja negra a la que entramos con una única llave y no sabemos (debido a los controles de patentes) cuántas ventanas o puertas traseras tiene el sistema. Sabemos quién tiene la llave pero no sabemos cuándo la usa, entra a nuestro sistema y observa cuidadosamente lo que hacemos.

Instalar Windows en una computadora del Estado es equivalente, pues, a entregarle a Intesa ¡otra vez! las llaves de Pdvsa. El ministerio o institución que tenga una máquina en red, con Windows, con seguridad será espiado y sus contenidos estarán en manos de cualquier agencia del Gobierno estadounidense que así lo solicite, en atención a la Ley Patriota de ese país.

Por esa misma razón, el gobierno francés ha prohibido a sus funcionarios el uso del popular Blackberry. Sarkozy ha comprendido que si desea ser espiado por EE.UU. o por Canadá (miembro de la Commonwealth), le basta con usar un Blackberry.

¿Por qué no?

Manejando esta información, puedo enumerar las razones por las que no se debe usar Windows o ninguna otra plataforma privativa en VTV u otra institución del Estado

  1. Porque es ilegal: hay un decreto presidencial, el 3.390, que así lo establece. Además, usar una copia de Windows viola los derechos de propiedad de Microsoft que, nos guste o no, siguen siendo protegidos por la Ley de Propiedad Industrial, como puede leerse en la página web del Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual
  2. Porque alimenta el monopolio: si cumplimos con la ley y usamos un original, estaremos pagándole a Bill Gates por el uso de un sistema que amén de ser menos eficaz, es también fuente de ingresos para un industrial, un oligarca. Si en un ministerio hay 5 mil computadores y todos tienen una licencia (porque esa es la condición: una licencia por máquina), usted habrá pagado cerca de 1.500.000 dólares para tener su Windows legal. Si usted puede hacer algo gratis en una institución, y en cambio paga, ¿no está despilfarrando el dinero del Estado?
  3. Porque es poco ético: le permite a nuestros enemigos hacer publicidad gratuita en nuestro canal. Debemos recordar que el sonido de arranque del sistema también sirve para identificarlo y que precisamente por eso, ese sonido está patentado. Verbigracia: uno no hace sonar el tucu tucu tucutú de Belmont en la radio, porque todo el mundo sabe a qué producto corresponde ese sonido.
  4. Porque es peligroso: permite a nuestros adversarios revisar nuestros archivos, hábitos de compra, nuestras opciones de navegación, nuestros documentos más delicados, presupuestos; etc. Le permite al enemigo jurungar nuestras gavetas y revolverlo todo; cambiar datos, bloquear envíos; en resumen, sabotear la revolución.
  5. Porque hay alternativas libres: prácticamente todo lo que usted o yo necesitamos hacer en una computadora, puede hacerse en Linux, y fácilmente además; no es cierto que deba Ud. ser un genio para aprender a usar sistemas libres.
  6. Porque es políticamente opuesto al socialismo. La tecnología no siempre es inocente. Windows NO ES INOCUO. Mientras Windows está diseñado desde el mismo sistema de producción para asegurar el monopolio, alimentar el capitalismo y empobrecer aún más a las naciones subdesarrolladas, Linux es lo más parecido al socialismo que existe en el mundo de la informática: es propiedad de todos, usted puede difundirlo, usarlo y modificarlo sin pagar y sin tener que pedir permiso. Dado que el software libre se desarrolla de modo cooperativo, nadie puede crear una puerta trasera sin que los demás lo noten, y usted puede llevarlo a donde quiera sin temor a ser espiado.

Dicho esto, amigos, paso a comentar acerca de lo dicho por Mario Silva: "toda arma es útil en la lucha contra el enemigo, y si el Ché Guevara hubiese obtenido en combate una ametralladora gringa, la habría usado también".

Tiene razón, el gran revolucionario que fue el Ché la hubiera usado. Pero si esa ametralladora hubiera tenido adentro un transmisor capaz de revelarle su posición al enemigo, ese arma lo habría aniquilado. El Ché murió en 1967, cuando no existían los sistemas informáticos de hoy, ni las redes sociales, ni los misiles dirigidos por GPS. Por eso podía recoger la ametralladora sin temor.

Usar Windows SÍ es malo. Todo lo aquí dicho es aplicable a Oracle, Apple, Adobe, o cualquier otro fabricante de software privativo.

Nosotros, luchadores de nueva cuña, debemos cuidarnos y evitar que el enemigo nos localice, evitar que conozca nuestras costumbres, nuestros hábitos. Y usted, camarada, maneja más información que la mayor parte de los lectores, así que debe uno de los primeros en proponer, difundir y usar el Software Libre en la Venezuela Bolivariana. ¡Lo invito a incorporarse a nuestra lucha!

Comentarios

kamihacker dijo…
saludos, vale la pena que enlaces el documental "El Rescate del Cerebro de Pdvsa" en sus tres partes a youtube ya que el enlace de arcoiris.tv requiere suscripción al website y eso desmotiva el lector a revisar el documental, aquí estan los tres enlaces

http://www.youtube.com/watch?v=OgUT8y6KWm8
http://www.youtube.com/watch?v=FQPy3VIPVg0
http://www.youtube.com/watch?v=kkJVB9BMnlU
Anónimo dijo…
En Venezolana de Televisión no se usa software libre, sino windows.
Eluneg dijo…
mejor explicado imposible, excelente artículo
Luis Alejandro dijo…
Excelente artículo!
maukAriza dijo…
El artículo es muy bueno, de parte del movimiento del software libre muchas gracias. Sin embargo, no estoy de acuerdo con la frase "Quienes trabajamos en medios de comunicación sabemos que el desarrollo del software libre en materia audiovisual no es el mejor". Y aquí viene la pregunta, ¿lo mejor desde qué punto de vista?, ¿no será que el problema es que se quiere trabajar con las aplicaciones libres que se parecen a las privativas para hacer las mismas cosas del mismo modo? Una cosa que parecen observar poco la gente "de los medios" es que las corporaciones imponen aquello que se considera mejor en todos los sentidos...
Excelente Eduardo, muy buen contenido... creí que ers un Purita mas :-D
Anónimo dijo…
La mejor arma es el conocimiento. Muy buena arma das. Los que no sabemos detalles podemos enterarnos y los indolentes podrán reconsiderar y tomar nueva conducta.
Gracias.
Anónimo dijo…
Que buen articulo. Debo hacer una anotación y es que linux debería implementar editores gráficos 3D para uso industrial, tal como lo tiene microsoft con rhino o autocad. Se que existe blender pero no lo puedes conectar con una maquina automatizada para producir moldes mediante maquinado automatizado. Si estoy equivocado por favor corregirme pero creo que esta es una determinante fundamental del proceso revolucionario.
Cesar Carbonara dijo…
Excelente artículo!

Sólo una observación, en el párrafo que dice "El esfuerzo del Estado ha sido tan grande en ese sentido, que se ha instalado una red de acceso a Internet conocida como Infocentros..."

Ciertamente es notable y bien merecido el premio de la UNESCO a los Infocentros, como también es aplaudible el trabajo para la producción del proyecto Canaima, pero, el esfuerzo del Estado no ha sido ni grande ni pequeño, pues teniéndo los medios suficientes para aplicar la norma (léase decreto 3.390) ha sido más una burla por parte de las autoridades hechas al mismo presidente de la república al "vacilarse" la aplicación del mismo.

Insisto, los aplausos que se merecen los esfuerzos hechos no deben opacar lo que falta por hacer.

Entradas populares