13 agosto 2006

Maracaibo tierra amada, desde que de ti salí...

... a cada instante te añoro, me paso el tiempo pensando en ti.
Y es que la tierra marabina me dejó un sabor de amistad, de hospitalidad que aún no se me quita. Maracaibo es una ciudad hermosa, limpia y en la que se nota un profundo amor de su pueblo. Visité la Vereda del Lago y es una maravilla; un parque espectacular a la orilla del Lago de Maracaibo en el que se puede pasar el día en absoluta paz. La foto de arriba es en una de las barandillas del parque. Al fondo se aprecia el puente Rafael Urdaneta, de 11,2 kilómetros, que une a la ciudad con la zona oriental del estado Zulia.
Esta foto es de una plaza que está a una cuadra de los edificios de la Gobernación y de la Alcaldía. Estos dos, enfrentados por la política, irónicamente están frente a frente, separadas por la Plaza Bolívar. Observen que pulían el piso en el momento en que tomé la foto.
Junto al Puerto de Altagracia, y frente al famosísimo teatro Lía Bermúdez, pasan estos autobuses, que imitan la forma del antiguo tranvía que cruzaba esa misma ruta. Es un aire nostálgico en una ciudad que crece rápidamente y que se niega a abandonar la tradición.
Pondré más de Maracaibo en otro post, o mi Caracas se va a poner celosa.

2 comentarios:

cheqa dijo...

estoy convencida de que lo que promueve una revolución es el inmenso amor a la patria, a la tierar y a su libertad! sin lugar a dudas extrañar el "terruño" es parte de la magia de hacer revolución día a día...

abrazos libertarios desde mi cheqa...

Andre@ dijo...

Buena descipción de mi maracaibo querida...
Gracias por pasar por mi blog y leerme!! Cuidate!!

 
Eduardo Parra Istúriz | Diseñado por Techtrends | © 2007-2008 Derechos reservados