Eso es lo que es eso...

Ver cualquier noticiero de television en Venezuela, oficialista o escuálido, nocturno o mañanero, da lo mismo. Llenos de imprecisiones, de expresiones absurdas como "el treinta y cinco aniversario" que malamente sustituye a "el trigésimo quinto aniversario", o cosas como "el contador público Fulano de Tal se pronunció acerca de", siendo que los pronunciamientos son alzamientos militares o planteamientos jurídicos.

Pero lo que, a mi entender, le pone la tapa al frasco, es la archiutilizada frase "lo que es". El cuadro es fácil de describir: un periodista ofrece un avance informativo desde el Paseo Los Próceres. Aparece el primer plano del fablistán e inmediatamente dice:

"Buenas tardes, queridos televidentes, estamos en lo que es el Paseo los Próceres, informando acerca de la actividad militar dirigida por lo que es el Alto Mando Militar, que hoy se ha reunido para celebrar lo que es tan magna fecha como es la celebración de la Independencia".
Suprima las letrasen rojo y lea de nuevo la frase... queda inalterada.

Cualquiera diría que el pobre "profesional" es imbécil; pero resulta que no. Se trata de un profesional del periodismo; según dicen los pensum de las universidades venezolanas, una persona capaz de informar efectivamente, un especalista en el lenguaje, con conocimientos de semiótica, etc...

¿Cómo sobreviven? se trata de una enorme cantidad de periodistas que cometen cada día el mismo error, sin que algún jefe, consejero, amigo o maquilador le sople al oído un buen consejo. ¡Coño! ¡es que los jefes son igual de malandros que ellos! ¿Cómo se explica que un texto escrito, leído, revisado y metido en un teleprompter diga estupideces tales? Sencillamente que no hay nadie que se encargue de corregir el error, porque nadie lo nota. O casi nadie.


Comentarios

Eduardo, en el comentario anterior no me identifique, disculpa. Soy Yasmín Rada y mi dirección electrónica es yasminrada@gmail.com. Me encanto la crítica que haces en este artículo; desde hace algún tiempo formo parte del grupo de personas que ven y oyen con asombro los errores que cometen muchos comunicadores sociales al dirigirse al público ante las cámaras de TV y la radio. Es muy común escuchar muletillas como “un poco para...”, “lo que es...” en fin.

Entradas populares