21 julio 2006

No es una leyenda urbana... es verdad

Un correo que envió una pareja amiga. Esto es verdad y sólo modifiqué el nombre de mi amigo por razones obvias:

El pasado viernes 14 de julio, Rf tomo un taxi abajo de mi oficina (Torre Las Mercedes - Chuao), para ir a Ciudad Banesco (Bello Monte), se montó en el puesto de adelante al lado del chofer, el chofer le ofreció un periódico para que lo leyera mientras andaba el taxi. Rf inocente tomó el periódico, leyó la portada y la contraportada y cuando abrió el periódico empezó a notar que se sentía mareado, puso el periódico en donde estaba y el chofer al darse cuenta, le insistió mucho en que siguiera leyendo, Rf sentía mucho mareo y veia los objetos muy brillante, le tomó unos segundos darse cuenta que el tipo lo quería joder con alguna droga que puso en el periódico, entre su malestar pudo notar que el taxi no tenía la manilla para abrir la puerta por dentro, pero atinó a sacar la mano para abrirla por fuera y bajarse del carro.
Gracias a Dios este acontecimiento no pasó de ser más que un susto ya que la vía que tomaron fue la avenida Río de Janeiro de Las Mercedes, había suficiente trafico como para que Rf se bajara del carro sin hacerse daño, por el poco contacto que tuvo con el periódico y por su contextura fisica, el efecto de la droga no llegó a dejarlo sin conciencia y pudo llegar caminando de vuelta a mi oficina, sin embargo presentaba síntomas tales como: fuerte dolor de cabeza, mareo, pupilas dilatados, dificultad para hablar, pequeñas lagunas mentales.
En el momento que me conseguí con él, le compré 1 litro de leche porque había leído que ésto contrarrestaba los efectos, fue bueno, sin embargo, igual lo lleve al Periférico de Coche en donde está la Unidad de Toxicología. El doctor que lo atendió primero pensó que era la tensión, pero después de examinarlo confirmó que había sido intoxicado con la droga conocida como "burundanga".
Ésto sucedió a las 8:30 de la mañana, en un taxi siena blanco placas amarillas conocidos por nosotros como patas blancas, el chofer un señor de mediana edad (40-45 años) flaco, moreno con acento extranjero.
Escribo ésto para alertarlos ya que nunca pensamos que nos pueda ocurrir algo así y ya ven, a mi esposo le pasó. Tengan cuidado en la calle, en los taxis, bancos y centros comerciales sobre todo, ya que hay mucha gente pendiente de joder para estafar o robar, no reciban periódicos, folletos, volantes, vouchers en los bancos, muestras de perfumes ni nada parecido ya que no conocemos las intenciones de la gente.
Lamentablemente la situación nos ha vuelto paranoicos.
Cuídense y saludos

No hay comentarios.:

 
Eduardo Parra Istúriz | Diseñado por Techtrends | © 2007-2008 Derechos reservados